Arroz con leche

He de decir que este postre la primera vez que lo probé fue esta, cuando lo hicimos en casa. Aunque es un postre muy típico nunca había llamado mi atención, por el hecho de comer arroz en una preparación dulce. Soy un poco rara yo, para según que combinaciones.

He de decir que me gustó mucho, aunque la verdad es que sigue sin ser uno de mis postres preferidos, pero bueno, para comer muy de vez en cuando no está mal.

He intentado hacerla un poco más saludable, aunque no es algo que debamos comer habitualmente, pues aunque  hemos sustituido el azúcar por miel, no deja de ser un postre bastante dulce.

Yo he utilizado leche de almendra, pero puede ser cualquier otra bebida vegetal. He utilizado miel, pero también lo podéis sustituir por cualquier otro edulcorante, en ese caso tendríais que ir probando la cantidad para ajustar bien el dulzor.

Ingredientes:

325 gr de arroz redondo

1,750 ml de leche de almendras

150 gr de miel

Ralladura de 2 limones

2 ramas de canela

Caneal en polvo

Preparación:

  • Lavamos los limones y los rallamos.
  • Lavamos bien el arroz y escurrimos.
  • Ponemos a calentar la leche con la ralladura de limón y las ramas de canela.
  • Vamos removiendo y cuando empiece a hervir añadimos el arroz bien escurrido. Removeremos de vez en cuando para que el arroz no se nos pegue.
  • Cuando la leche empiece a reducir, añadimos la miel y removemos para que se integre bien.
  • Sabremos que está cuando el arroz esté en su punto y la leche haya reducido bastante. No ha de quedarse seco (sin leche) ha de quedar cremoso.
  • Retiramos las ramas de canela.
  • Repartimos en los cuencos que vayamos a utilizar para servir.

Espolvoreamos canela por encima y a disfrutar!

Gofres de plátano

El blog ha estado parado un tiempo, pero no por falta de recetas, sino por falta de tiempo para publicar y porque hemos estado planteando hacer algún cambio, pues nuestra alimentación hace tiempo que cambió y por tanto nuestras recetas también.

Como habréis visto hay más recetas sanas y aptas para todos los públicos, pues hay recetas sin azúcar, harina, ni lácteos. Pensamos en un  momento dado en cambiar el blog y dejar solo este tipo de recetas, pero como la idea desde siempre ha sido llegar a todo el mundo y lo que primaba era que las recetas fuesen fáciles, hemos decidido dejarlo como estaba.

Habrá más recetas sanas, como os decía, pero seguirá habiendo recetas de siempre, aunque serán las menos.

Espero que os guste este nuevo enfoque y todas las recetas que vamos a ir preparando.

Ingredientes (para 4 gofres):

2 plátanos maduros

2 cucharadas soperas colmadas de harina de trigo sarraceno

2 cucharadas soperas colmadas de almidón de yuca o tapioca (se pueden sustituir por 4 de trigo sarraceno)

1 cucharada de postre de bicarbonato

1 cucharada de postre de vinagre de manzana

Medio vasito de leche de almendra

Esencia de vainilla y canela

Elaboración:

  • Pelamos los plátanos y los aplastamos con un tenedor, junto con la leche de almendra, hasta formar una mezcla homogénea.
  • Por otro lado se mezcla la harina con el bicarbonato y el vinagre de manzana.
  • A la mezcla de la harina se añade la mezcla del plátano y leche de almendra, removiendo poco a poco. Añadimos unas gotas de esencia de vainilla y la canela al gusto.
  • Si la mezcla nos queda muy espesa añadimos un poco más de leche de almendra.
  • Dejamos reposar la mezcla tapada una media hora aproximadamente.a
  • Repartimos la mezcla en la gofrera o en moldes de silicona al horno (en este último caso, debemos darle la vuelta a mitad de cocción).

Ahora los podemos acompañar con lo que más nos guste.

Natillas de naranja, romero y cúrcuma

Cuando ví estas natillas en el libro 360º de Las Maria Cocinillas me resultaron muy curiosas por la combinación de ingredientes y me animé a probarlas. La verdad es que están muy buenas, aunque de entrada choca bastante su sabor, pues no son unas natillas dulzonas, aunque quizá por eso es más fácil comérselas.

Como veréis son muy fáciles de preparar y los ingredientes no son difíciles de encontrar, así que son todo ventajas. Lo único difícil es esperar 12 horas para probarlas 🙂

Ingredientes:

1 l de leche

200 gr de yema de huevo

20 gr de maicena

100 gr de azúcar

Corteza de naranja

1 cucharada de cúrcuma

Unas ramitas de romero fresco

Preparación:

  • Calentamos 900 ml de leche en un cazo junto con el romero, la cúrcuma y la corteza de naranja. Llevamos a ebullición y retiramos del fuego. Dejamos enfríar.
  • En un bol ponemos las yemas con el azúcar, la maicena y el resto de la leche y batimos bien.
  • Una vez la leche que habíamos hervido esté casi fría la colamos y la añadimos al bol donde hemos batido las yemas. Mezclamos bien con unas varillas.
  • Ponemos la mezcla en el cazo que habíamos usado para hervir la leche. Ponemos a calentar y lo dejamos hasta que veamos que toma textura de natilla.
  • Repartimos en los cuencos que queramos presentar, dejamos templar y guardamos en la nevera bien tapados, para que terminen de coger textura, durante al menos 12 horas.