Tortitas americanas

Siempre me había generado curiosidad probar las famosas tortitas americanas (si, no las había probado nunca, ni tan siquiera en algún restaurante) pero no me animaba a prepararlas.

Al final me animé a buscar recetas y vi que eran muy fáciles de hacer. Lo único que es un poco más laborioso es cocinarlas, porque las cocinas una a una y es un poco entretenido, pero la verdad que merece la pena.

Las preparé un fin de semana para desayunar que tenía tiempo y mereció mucho la pena, fue un desayuno estupendo. En mi caso las acompañé de un buen sirope de chocolate.

Ingredientes:

250 ml Leche entera o semidesnatada

150 g Harina

1 Huevo L

30 g Azúcar

30 g Mantequilla sin sal (tendremos más reservada para pincelar la sartén)

1 Pizca de sal

5 g Polvo de hornear o levadura en polvo

1 Cucharadita Extracto o esencia de vainilla

Preparación:

  • Derretimos la mantequilla y la reservamos para que se enfríe.
  • Mezclamos la harina con la levadura y lo tamizamos.
  • Añadimos la sal y el azúcar.
  • Batimos el huevo y lo añadimos a la mezcla de la harina.
  • Ahora añadimos la leche, la esencia de vainilla y la mantequilla.
  • Ahora batimos bien con unas varillas manuales o eléctricas hasta que quede todo bien mezclado y sin grumos.
  • Utilizamos una sartén pequeña antiadherente y la pincelamos con un poco de mantequilla.
  • Con un cucharón vamos cogiendo masa y la ponemos en la sartén (intentaremos coger siempre la misma cantidad para que nos queden del mismo tamaño)
  • Dejamos que se cocine por un lado hasta que le salgan burbujas y estas exploten. Una vez en ese punto le damos la vuelta y la dejamos un par de minutos, hasta que se quede doradita.
  • Así iremos haciendo con toda la masa. Con las cantidades que os he puesto salen unas 8 tortitas.
  • Ahora las servimos y acompañamos de lo que más nos guste….chocolate, miel, sirope de arce…

Buñuelos rellenos

Desde pequeña recuerdo a mi madre, a mi abuela y a mi tía preparar buñuelos cuando llegaban las fallas, era una tradición muy dulce 🙂 Una tradición que ha continuado mi madre, aunque ella le dio una vuelta y empezó a preparar estos buñuelos rellenos que son bocado de ángel 🤤

Como os imaginaréis con estos buñuelos la operación bikini se va un poco a freír espárragos 😂😂😂pero os aseguro que merece la pena.

Un consejo…lo mejor es preparar los buñuelos que nos vayamos a comer, si nos salen de más es mejor congelarlos una vez los tenemos fritos y en el momento que queramos se descongelan y se pueden pasar por caramelo y rellenar. Más que nada porque el caramelo está crujiente y bueno cuando está recién hecho, pero al día siguiente o más allá el caramelo se va haciendo líquido y se pierde, aunque la verdad es que siguen están buenísimos 😀

Mi madre hace eso en fallas, hace de más y los congela así por ejemplo ahora en pascua cuando se juntan con los amigos ella los prepara rellenos.

Ingredientes:

1 kg de calabaza asada

300 gr de harina

1 sobre de gaseosa de cada color

1 cubito de levadura fresca

1 sobre de flan

Leche

Piel de 1 limón

1 rama de canela

Azúcar

Agua

Aceite

Preparación:

Mezclamos la calabaza asada, sin piel ni semillas, con la harina, la levadura y los sobres de gaseosa. Dejamos reposar tapado 1 hora.

Ponemos abundante aceite a calentar en una sartén.

Vamos haciendo bolas y las vamos friendo en el aceite. Cuando las saquemos las dejamos en un plato con papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

Si queremos nos lo podemos comer ya así con un poco de azúcar por encima y están muy buenos, pero si queremos que aún estén mejores os aconsejo que los rellenéis.

Ponemos azúcar a calentar en una sartén con un poquito de agua hasta que se forme el caramelo y vamos rebozando bien los buñuelos. Los sacamos y dejamos enfriar.

Ahora preparamos el flan. Ponemos leche a calentar y le añadimos la piel del limón y la canela. Una vez levante el hervor lo retiramos y añadimos el sobre del flan y preparamos según nos indique en el sobre.

Una vez fríos los buñuelos y el flan, les hacemos un corte con la tijera a los buñuelos a modo de bocadillo y vamos rellenando.

Tarta Santiago SIN

Si de forma habitual os soléis cuidar y no tomáis harina ni azúcar o si estáis haciendo dieta para recuperaros después de los excesos del verano, seguro que algún día os apetece comer algo dulce o tenéis una comida con amigos y os apetece acompañar el café con una tarta. Para esas ocasiones podéis preparar esta Tarta de Santiago en versión healthy, SIN harina y SIN azúcar.

Yo utilicé dos moldes pequeños y por eso salieron así de finas y pequeñas. En cuanto al tamaño del molde ya es decisión vuestra como la queráis.

Como sabéis esta tarta en su versión original y menos saludable, lleva por encima espolvoreado azúcar glass. En este caso se puede sustituir por el cacao en polvo o sino os gusta la combinación de sabor, podéis ponerle un poco de miel por encima o dejarla sin nada.

Nosotros en casa solemos utilizar bastante el cacao puro de Valor, para postres o incluso para añadir una cucharada en el café de la mañana.

Ingredientes:

250 gr de almendra molida cruda

70 gr de sirope de ágave o miel

4 huevos L

Ralladura de la piel de 1 limón

Cacao puro en polvo (opcional)

Aceite de oliva

Preparación:

  • Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo.
  • Batimos los huevos con el sirope de ágave y la piel del limón. Cuando esté todo bien integrado añadimos la almendra molida y mezclamos de nuevo.
  • Engrasamos el molde que vayamos a utilizar con un poco de aceite de oliva.
  • Vertemos la masa en el molde e introducimos en el horno.
  • Dejamos unos 15-20 minutos, hasta que pinchemos con un palillo y salga limpio.
  • Sacamos del horno y espolvoreamos el cacao en polvo por encima.

A disfrutar!